Análisis de Dillon’s Dead Heat Breakers

Dillon, el silencioso armadillo, regresa a la consola portátil de Nintendo. Por fin tenemos entre manos la tercera entrega de la saga, llamada Dillon’s Dead Heat Breakers, la cual llegará también en formato físico. Un paso al frente, sin duda, de una franquicia que está dejando buen sabor de boca desde su lanzamiento y que sigue aumentando el catálodo de la veterana portátil de Nintendo.

En esta ocasión, nos adentramos en en un mundo postapocalíptico y devastado por un cataclismo, que ha obligado a los supervivientes a vivir en núcleos urbanos llenos de chatarra rodeados de bestias y monstruos que amenazan su supervivencia.

La trama principal gira alrededor de nuestro personaje, que tomará la apariencia de nuestro Mii, eso sí, convertido en amiimal, en nuestro caso una oveja. Nuestro amiimal huye de su ciudad natal, la cual ha sido cubierta por una misteriosa cúpula, cuando Dillon y su inseparable amigo Tapón acuden a nuestro rescate enfrentándose a los monstruos que nos persiguen.

Así pues, los mercenarios Dillon y Tapón se encargarán de reunir las piezas necesarias para construir el arma que destruirá la cúpula que aprisiona nuestra ciudad y nosotros les ayudaremos en todo lo que podamos.

Apartado Técnico

El apartado gráfico de Dillon’s Dead Heat Breakers es sin duda uno de los puntos fuertes del título. El juego se ve fantásticamente, los escenarios son variados y muy detallados y en todo momento se disfruta del entorno Western futurista a lo Wild Wild West. Además, el juego es muy solvente durante todo el gameplay y las caídas de fps son muy, muy escasas, por lo que toda la aventura se desarrolla de manera fluida en todo momento.

Otro punto que destacar es la transformación de los Miis en amiimals, tanto el nuestro como el de los artilleros que iremos contratando, que no son sino representaciones animales de los miis de nuestros amigos. Sin duda es un punto que da originalidad al título y sirve para sacarnos una sonrisa.

El apartado sonoro es más bien discreto y la BSO no destaca, pero acompaña perfectamente a la aventura en todo momento. Los efectos durante los combates cumplen y en general se muestra sólido en todos los aspectos.

Recomendado:   Análisis de Mario Tennis Aces

En cuanto al idioma, Dillon’s Dead Heat Breakers está totalmente traducido al castellano. Hay que tener en cuenta que los personajes no hablan, pero sí emiten unos sonidos ininteligibles que están debidamente subtitulados. Por supuesto, el propio Dillon no abre la boca en ningún momento, solo se limita a hacer algún gesto de aprobación y un muy carismático movimiento con el sombrero. Haciendo contrapeso, Tapón habla sin parar, poniendo además la nota cómica a la historia.

Nuestro mii se verá transformado en amiimal para esta aventura.

Jugabilidad

Dillon’s Dead Heat Breakers es un juego que mezcla diferentes modos de juegos. La aventura se centra en un sistema de tower defense mezclado con carreras a grandes velocidades. Además, contaremos con diferentes minijuegos que nos ayudarán a ganar dinero en nuestra aventura para poder contratar a los mercenarios que nos acompañarán en nuestros combates.

Las batallas se desarrollan con un sistema de defensa de torres, en el que colocaremos a los artilleros a los que hayamos contratado en diferentes puntos del mapa. Mientras tanto, tomaremos el control de Dillon para enfrentarnos a los monstruos que aparezcan en el campo de batalla. Asimismo, los enemigos se convertirán en un vehículo en un momento dado del combate, iniciándose una frenética carrera en la que tendremos que darles caza en un tiempo determinado.

El control de Dillon es sencillo y preciso. No hay demasiadas posibilidades de ataque, limitándose a golpes secos, rayar a nuestros contrincantes (de esta forma soltarán más materiales que podremos utilizar en el futuro) y golpearles con nuestras zarpas. Pese a la escasa variedad, el combate es frenético, las carreras se desarrollan bien y son lo suficientemente adictivas como para mantenernos enganchados.

Durante nuestra estancia en la ciudad, manejaremos a nuestro amiimal. Con él, tendremos que conseguir dinero para poder contratar a los mercenarios que lucharán con nosotros.

Para ello, tendremos diferentes minijuegos que se irán desbloqueando durante la aventura. En uno de ellos, nos convertiremos en el tendero de un supermercado (llamado Mercaroña, ojo al dato), en el que tendremos que despachar a los clientes e introducir correctamente el precio de los productos vendidos, así como ordenar las estanterías del mercado. En otro de los minijuegos, apostaremos nuestro dinero en un juego de azar llamado Pachingo. Y por útlimo, podremos ir a las recreativas a enfrentarnos a enemigos virtuales que llegarán en manadas a luchar contra nosotros. Por último, podremos manejar a Dillon para ganar dinero apostando en las carreras. Este modo solo estará disponible algunos días, pero sin duda es uno de los más entrentenidos.

Recomendado:   Nintendo ya está pensando en la sucesora de la 3DS

En definitiva, el juego te da diferentes posibilidades que, a priori, parecen variadas. La lástima es que puede llegar a hacer repetitivo y durante la aventura da la sensación de que estamos recorriendo el mismo camino una y otra vez.

Durante las batallas y las carreras tomaremos el control de Dillon.

Duración

En este sentido, Dillon’s Dead Heat Breakers nos puede ofrecer fácilmente 20 horas de juego en su historia principal. Pero si queremos, siempre podemos volver a jugar las pantallas que haymamos superado y utilizar diferentes estrategias. Eso sí, hay que tener en cuenta que por desgracia puede llegar a hacerse repetitivo dado que la sus opciones acaban siendo siempre las mismas a pesar de que puedan parecer muchas en un principio, así como los minijuegos, cuyo número es escaso a largo plazo.

Sin embargo, el juego está bien estructurado y la diferenciación entre los días y las noches, los diferentes modos de juego y el hecho de ir consiguiendo ahorrar cada vez más dinero nos hacen sentir que estamos progresando y nos puede tener pegados a la pantalla varias horas.

Contrataremos artilleros que situaremos estratégicamente durante las batallas.

Conclusión

Dillon’s Dead Heat Breakers ofrece una aventura sólida, con un apartado técnico muy cuidado y que intenta ofrecer algo nuevo al jugador. Los diferentes modos de juego dan variedad a un título que puede pecar de repetitivo a largo plazo, aunque que sin duda es capaz de hacernos pasar un buen rato.

Sin llegar a ser una obra maestra, Dillon’s Dead Heat Breakers parece cobrar fuerza para Nintendo y no nos sorprendería ver a la saga dar el salto a Nintendo Switch, donde sin duda encajaría perfectamente. Además, la franquicia ha asentado unas bases y ha creado un universo muy interesante, que está aun por explorar y que tiene grandes posibilidades.

El título, pese a poder pecar de repetitivo y poco variado en ocasiones, ofrecerá una amalgama de diferentes modos de juego que nos harán pasar, sin duda, un buen rato.

Dillon.

 

¡Comparte esta historia!
7.5
Recomendado

Lo Mejor

  • El universo creado tiene grandes posibilidades
  • Tiene un apartado técnico muy cuidado
  • Mezcla varrios modos de juego con mucho acierto
  • Las carreras son frenéticas

Lo Peor

  • Puede llegar a hacerse repetitivo
  • No hay demasiadas posibilidades en los combates
  • Tiene menos variedad de lo que parece en un principio
8 Apartado Técnico
7.5 Jugabilidad
7 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Nintendo aún? Regístrate aquí.


Javier Santos

Nintendo, Microsoft o Sony, cualquier plataforma es buena para pasarlo bien. Aficionado a la literatura fantástica y de ciencia ficción. La Historia es lo mío. Praise the Sun.

Deja una respuesta