Análisis de Kona

El estudio Parabole nos trae el juego Kona, una “experiencia” en primera persona apenas interactiva que está más relacionada con la narrativa que con el juego. Y si bien sigue cumpliendo con muchas de las premisas de un survival, sin llegar a serlo, Kona también se disputa el territorio en un montón de otros géneros interesantes.

La historia cinematográfica del juego combina elementos de cine negro, terror y misterio. Incluso hay un poco de extravagancia fatalista de los hermanos Coen aquí, hasta la presencia de un narrador inexpresivo que le da color y sombra a sus descubrimientos.

Harás el papel de un detective, Carl Faubert, que ha sido convocado a una parte remota de Canadá por un hombre rico. El paisaje desértico y helado es a la vez hermoso e inquietante a medida que comienzas a armar una historia cada vez más extraña. La política canadiense, el folclore nativo, el drama familiar y la fantasía oscura están todos entrelazados.

Con la región azotada por una terrible tormenta invernal, las cosas se descarrilan bastante rápido y te encontrarás un poco varado, desorientado y obligado a encontrar materiales que te ayuden a mantenerte con vida. Una vez que te hayas orientado, descubrirás que las cosas en el área han salido terriblemente mal, la población de esta área está muerta y estás ahí para sacar a la luz el porqué. Usando solo las pistas que encuentres a lo largo del camino, tu propia intuición, y muchas exploraciones de ida y vuelta, lentamente unirás las piezas para descubrir los secretos detrás de lo que sucedió.

Apartado Técnico

El juego está ambientado en el año 1970. Tienes acceso a una cámara Polaroid para registrar incidentes particularmente extraños, mientras que Faubert también tiene acceso a una vieja camioneta destartalada para viajar entre lugares con nieve. La mecánica de la conducción es un poco torpe, con poca visibilidad y un manejo pesado, pero no llega a empañar la historia ni la jugabilidad en gran parte. Técnicamente los gráficos pese a no ser malos, no llegan a explotar el potencial de Switch. Un juego que “juega” con sombras y luces, y que quiere meternos un poco en matería, no puede tener fallos como sombras totalmente pixeladas. Dentro de nuestra camioneta, disponemos de una radio que nos mete en la época pero que desgraciadamente, siempre suena la misma canción.

Lo que es más un problema es un sistema de carga torpemente manejado que se llega a quedar “pensando” hasta 30-40 segundos cuando se mueve a través de las barreras invisibles que separan cada sección principal. En esos momentos, todo el juego se detiene sin previo aviso, mientras que aparece un símbolo circular que le informa que el juego no ha muerto, que está cargando.

Recomendado:   Pirates: All Aboard! llegará próximamente a Nintendo Switch

Jugabilidad

Mientras deambulas por las cabañas desiertas de Kona, tiendas abandonadas y tundras heladas, encontrarás numerosas pistas sobre lo que está pasando y quién ha estado haciendo qué a quién. Al interactuar con estos elementos al presionar ‘A’ se irá rellenando el diario de Faubert, parecido a un álbum de recortes, que podrá examinar a su antojo. Algo parecido a lo ya visto en L.A. Noire.

Si no estás listo para buscar meticulosamente cada lugar que visitas, abrir todos los cajones y armarios o explorar el área sin olvidarte el más mínimo detalle, probablemente no disfrutarás mucho el juego. En la tradición de la mayoría de las aventuras clásicas, tendrás que ser cuidadoso y las soluciones a algunos de tus problemas requerirán dejar un área para encontrar los medios que necesitas para progresar antes de volver a moverte. Afortunadamente, en su mayor parte, el juego te lo pone fácil con cualquier objeto con el que puedas interactuar marcado en la pantalla mientras exploras. Solo necesitas acercarte y luego recibirá un aviso para una acción designada, ya sea para inspeccionarla, recogerla o manipularla de alguna manera.

En general, no hay un curso fijo a seguir y, afortunadamente, algunos elementos clave que necesitará en situaciones específicas están presentes en una variedad de lugares en el mapa. Además, a medida que encuentres pistas, a menudo te darán pistas sobre dónde tienes que ir después, consultando tu mapa en tiempo real para encontrar el camino y revisar los detalles en tu diario si es necesario. La mayor pega es que para volver a veces de un punto a otro si no has encontrado todos los objetos necesarios, puede ser bastante tedioso el trayecto. De hecho, el alcance de libertad de Kona trabaja para diferenciarlo de otros simuladores del mismo estilo. Su capacidad para deambular por este entorno abierto, tan compacto como es, y captar pistas por capricho, te da poder y te hace sentir que en realidad está dirigiendo la investigación en lugar de observarla.

Otro elemento que profundiza tu conexión con el mundo de Kona es un elemento de juego de supervivencia “light” podríamos llamarlo. Faubert es vulnerable a los elementos y los efectos del estrés, y depende de usted administrar ambos. El primero es el sistema mejor definido, y requiere que enciendas fuegos cuando los encuentres en el ambiente. Entrar en una cabaña de troncos fría, encender algunos troncos y ubicar el interruptor de la luz es una parte extrañamente reconfortante de cada etapa de su investigación, y funciona para sentirnos más empáticos en el mundo de Kona. Aunque administrar su nivel de estrés está relativamente mal definido. Simplemente tomando una dosis rara de medicamento y manteniéndose abrigado generalmente hace que no tengas problema. En realidad, ambos sistemas son bastante intrascendentes cuando se trata de eso. En esencia, estás monitoreando dos medidores además de la barra de salud, y si eres cuidadoso con tu saqueo y tienes un propósito con tus movimientos, no estarás en ningún peligro real.

Recomendado:   El título español Kemono Heroes llegará a Nintendo Switch

Kona también entra en territorio de acción en primera persona de vez en cuando, mientras tomas las armas (un martillo, un hacha o incluso un arma) para defenderse de ciertas criaturas. Aunque no llega a ser ningún shooter y la acción es mínima, sin embargo, sí trabaja para fortalecer ese punto de acción dentro de este mundo narrativo. Hay algunos puntos técnicos que rompen esa sensación de inmersión. Dada la gran dependencia del juego de las indicaciones de interacción, es un poco desconcertante lo impreciso que puede ser centrar y activar el que corresponda. A menudo nos encontramos arrastrando los pies en pequeños círculos, girando nuestra vista solo para intentar abrir un armario.

Duración

En caso de no olvidarte ningún objeto por el camino u olvidándote lo mínimo posible, puesto que deshacer el camino es lo que más tiempo te puede llevar, el juego puede completarse en unas 8 horas aproximadamente. No es muy rejugable puesto que la narrativa es el punto más atractivo del juego, pero siempre se le puede dar otra oportunidad para volver a explorar con más detenimiento los paisajes helado canadienses.

Conclusión

Kona es un simulador “light” de survival, que hace un admirable intento de aumentar el nivel habitual de interactividad y narrativa en los juegos del género. Si bien no todos los intentos dan sus frutos, y sufre de algunos problemas técnicos decepcionantes, es una experiencia de supervivencia altamente absorbente y atmosférica.

 

¡Comparte esta historia!
6.3
RECOMENDADO

Lo Mejor

  • Su ambientación
  • La fuerte narrativa
  • La exploración

Lo Peor

  • Los tiempos interminables de carga
  • Las sombras pixeladas
  • La música
6 Apartado Técnico
6.3 Jugabilidad
6.5 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Nintendo aún? Regístrate aquí.


Carlos Luque

- Miembro honorario de A.V.A.L.A.N.C.H.A - Heroe a tiempo parcial en Hyrule - Restaurador de llamas en Lordran - Portador de espadas en Bionis - Guardián de la luz de El Viajero

Deja una respuesta