Furukawa va a mantener Nintendo con la estrategia actual